30 SESGOS Cognitivos para VENDER Facilmente

30 SESGOS Cognitivos para VENDER Facilmente

Un sesgo cognitivo es un resultado psicológico que origina una desviación en el procesamiento de lo visto, lo que lleva a una deformación juicio equivocado, comentario absurdo, o lo que se llama técnicas generales irracionalidad.

Los sesgos sociales se le llaman generalmente sesgos atribucionales e influyen a nuestras interacciones sociales de cada día, y también se encuentran presentes en la toma de decisiones.

La presencia de sesgos cognitivos surge como la necesidad evolutiva para la manifestación inmediata de juicios que usa nuestro cerebro para tomar una posición rápida frente a ciertos estímulos, situaciones o problemas, que debido a la imposibilidad de procesar la información disponible se filtra de manera selectiva o personal.

Nos pueden conducir a errores que logran ser graves, en determinados argumentos que conducen a acciones más poderosos o permiten adoptar decisiones mucho más rápidas.

La psicología cognitiva estudia las estrategias y estructuras que usamos para procesarla información, teniendo identificado una cantidad de ellos, con frecuencias relacionados entre sí.

Sesgos o distorsiones cognitivos.

30 SESGOS Cognitivos para VENDER Facilmente

Las personas queremos entender y predecir el mundo que nos rodea.

Ponemos atención a lo que ocurre a nuestro alrededor y creamos hipótesis sobre la razón de ser. ​

Si hubiéramos que procesar todos los datos que recogemos probablemente nos detendríamos.

Por esta razón necesitamos establecer reglas para descifrar y extraer la información más notable.

Cuando opinemos criterios para decidir que es importante y que no, podemos lograrlo arrastrando algunos sesgos o distorsiones que van a influir en nuestras creencias, conclusiones y decisiones cotidianas.

Muchos de la sintomatología que sufrimos a lo largo de la vida tienen relación con los sesgos cognitivos.

Algunos ejemplos de sesgos:

  • Sesgos de confirmación: Admitimos sin más las pruebas que afirmen nuestras ideas mientras que nos mostramos preventivos con la que son contrarias, considerándolas injustas o interesadas. Reaccionamos de manera emocional a datos complicados y luego racionalizamos porque nos gustan o no.
  • Ilusión de serie o apofenia: A veces notamos patrones donde no los hay. Estamos preparados para descifrar en conjuntos hechos que logran parecer que no están relacionados. Si escuchamos algún ruido en la maleza, podría ser un ladrón o solo es el viento. Y es mejor equivocarnos con un falso positivo que con un falso negativo, Ya que un error podría presumir nuestra muerte por demasiada confianza.
  • La Ilusión de grupo: La falsedad del apostador y la creencia en rachas deportivas son muy similares a la apofenia, aunque en la ruleta cada tirada es independiente y color rojo tiene las mismas posibilidades de salir que el negro, entendemos que un suceso es más probable cuando pasa tiempo sin haber ocurrido.
  • Efecto Barnum o Forer: Los Horóscopos se ven creíbles por su culpa, ya que llegamos a conocer las descripciones vagas y generales como si fueran descripciones detalladas, cosa que les sucede especialmente a los géminis, a pesar de ser independientes y pensadores y que no aceptan las afirmaciones de las demás personas sin ninguna prueba.
  • Heurística de disponibilidad: Podemos tomar decisiones rápidas sin tener todos los datos, facilitando lo máximo posible los pasos que debemos tener en cuenta como por ejemplo: María tiene 32 años es soltera, inteligente e independiente. Estudio en la universidad filosofía está interesada por temas de diferencia y de justicia social. ¿Que es más factible, que María trabaje en un banco y sea colaboradora activa del movimiento feminista? La mayoría opina que lo más posible es lo segundo. Y no es correcto porque la segunda posibilidad es subconjunto de la primera.
  • Sesgos de observación selectiva: Te fracturas una pierna, sales a la calle y solo veras gente con muletas, Te da la impresión de que todo el mundo también se ha fracturado la pierna, y pasa lo mismo con las embarazadas.
  • Sesgos de autojustificación: Si luego de gastarte3000 euros en sillones de cuero para tu Seat Panda te arrepientes, solo te quedan dos opciones o tu decisión o racionalizar son elegantes, aumentan el valor del coche, huelen muy bien o reconocer que estabas equivocado. Y eso no sea.
  • Sesgos de retrospectiva: Rehacemos el pasado con conocimientos actuales. Hay más sesgos de memoria, incluyendo el de retrospección, por el que recordamos sucesos pasados como más positivos de lo que realmente fueron. Cualquier época pasada fue un sesgo cognitivo.
  • Sesgos de experimentador: Los experimentadores científicos a menudos notan, eligen y publican los datos que están de acuerdo con las expectativas anteriores al experimento, separando los que puedan contradecir el punto de partida.
  • Ilusión de control: el instinto a creer que podemos controlar o al menos influir en hechos sobre lo que realmente no podemos actuar.
  • Fenómeno del mundo justo: Siempre buscamos motivos que nos hagan pensar que la víctima de un suceso infortunado ha hecho algo para merecerlo.
  • Inclinación a la negatividad: Le damos más peso a las creencias y a las cosas negativas que a los positivos. El sesgo de normalidad seria lo contrario, pensar que nunca nos pasara nada malo.
  • Profecía autocomplida: Comenzamos de una definición falsa de cualquier situación., seguimos con una conducta que se ajuste a estas expectativas y acabamos convirtiendo en real la definición previa. Como por ejemplo: Mi novia me va a dejar porque me preocupo demasiado por todo así que empiezo a preocupar la posibilidad de que mi novia me deje y al final termina dejándome.

El cerebro humano es más poderoso que cualquier ordenador.

 Pero aun así el cerebro tiene grandes limitaciones, nuestro sistema analítico puede forzarnos a tomar decisiones problemáticas e incluso erróneas.

 Un sesgos cognitivo, hace referencia a limitaciones o deficiencias de nuestro pensamiento.

 Los sesgos se suele asociar a errores de memoria, a la influencia de las presiones sociales, ayudan a resolver la información de manera más eficaz. Principalmente en situaciones de peligro.

Sin embargo nos hacen cometer graves errores.

El pensamiento: Los sesgos cognitos.

Los sesgos cognitos son prejuicios cognitivos, fenómeno psicológicos por lo general inconscientes que utilizamos al interpretar la informacion. Son tendencias popularizadas, que nos condicionan al intentar analizar la realidad. Cuando pensamos, cometemos ciertas alteraciones o interpretaciones sesgadas que nos llevan a ciertas distorsiones cognitivas, desfigure en nuestro pensamientos.

Al saberlas podemos intentar no cometer estos sesgos cognitivos, nos pueden llevar a pensar con distorsiones, lo cual impresionara nuestras emociones y nuestras conductas. Las falsedades lógicas son modelos de razonamiento que casi siempre nos conducen a testimonios incorrectos. Las falsedades lógicas suelen usar a los prejuicios o sesgos cognitos para parecer lógicas.

Sesgos en la probabilidad y creencias.

Estas desviaciones las podemos encontrar por lo general en las investigaciones y son estudiadas dado que conmueven a los negocios y la economía, también las usamos en la vida cotidiana. Los sesgos son errores que aparecen en un estudio durante la recaudación de datos, la interpretación, el análisis, la revisión de datos o la publicación de la misma, y pueden llevar a conclusiones diferentes o incorrectas de los objetivos de una investigación.

Efecto de ambigüedad.

Es el rechazo directo de las opciones que opinan tener una posibilidad incierta o desconocida por falta de información.

Desviación de la atención.

Es negar información notable cuando se usan valoraciones asociativas o relacionales.

Terquedad, obstinación, empecinamiento o anchoring.

Es el instinto a confiar demasiado o aferrarse a un atributo o cualidad de la información, este rasgo o peculiaridad por el que uno se aferra es frecuentemente el primero que se ha conocido o recibido.

Sesgos de autoservicio.

Es la disposición de algunas personas a errar en su observación o ignorar pruebas o hechos en contra de la actitud que defienden. También reclaman responsabilidad en los aciertos y triunfos que en los errores. Y cuando surge información ambigua la descifran de una manera que beneficia los intereses.

Efecto de negación de antecedentes.

Es el instinto de algunas personas a impedir incorporar sucesos precedentes muy bien conocidos que son importantes en la decisión a tomar.

Efecto del observador expectante.

Cuando un investigador espera un definitivo resultado y luego inconscientemente manipula o malinterpreta los datos con el objetivo de encontrar ese resultado esperado. Este efecto se da en muchas averiguaciones paranormales.

Efecto del sujeto expectante.

Esto ocurre en la ciencia cuando un sujeto espera un resultado determinado y maneja inconscientemente los datos. Se da principalmente en Medicina en el llamado efecto placebo.

Sesgos optimistas.

Es la sistemática a ser demasiado optimista sobre los beneficios de cualquier acción proyectada.

Efecto superconfianza.

Es la predisposición de confiar demasiado en las habilidades personales.

Efecto de polarización.

Esta se da en muchos idealismos, cuando los entusiastas de una positiva idea están cegados por sus prejuicios personales de las demás posibilidades y sobre las propias confirman sus reconocimientos sin escrutinio aunque valoran. Es decir que las pruebas o argumentos débiles ayudan a apartas más a ambos grupos.

Heuristicos y sesgos cognitivos. Los atajos de la mente.

Las prohibiciones de nuestra memoria continua, la falta de información o la indecisión acerca de las consecuencias de nuestras acciones hacen que las personas acudamos de manera sistemática a atajos mentales. Muchas veces nos equivocamos cuando hacemos deducciones, pero los heurísticos son muy necesarios para liberarnos de la cantidad de procesos mentales que habríamos que realizar en caso contrario.

Nuestro cerebro no sería apto de procesar toda la información sensorial que necesita de alguna manera de filtrar selectivamente la información que le rodea. Lo extraño es que empleamos estos atajos cognitivos inclusive cuando tenemos datos agregados que accedían una evaluación más fiable. Cuando nuestro heurísticos no proporcionan lugar a juicios correctos incidimos en lo que se llama un sesgo cognitivo, es decir, la tendencia a sacar una solución incorrecta en un suceso determinado en base a factores cognitivos.

Heurístico de disponibilidad.

La disponibilidad es un mecanismo que la mente usa para determinar qué posibilidad hay de que un seceso se dé o no. Cuando más posible es un seceso, parecerá más usual y factible, cuando más viva es la información, será más concluyente y fácil de recordar, y cuanto más evidente resulte algo, más casual parecerá.

El sesgo de la disponibilidad es un instinto a valorar las probabilidades en base a los modelos más sencillos que asisten a nuestra mente. Este sesgo cognitivo se aplica a muchas esferas de nuestra vida inclusive afectan nuestro trabajo profesional, se ha demostrado que los doctores que han determinado dos casos seguidos de meningitis, creen descubrir los mismos síntomas con el próximo paciente. Otro ejemplo sería el de una persona que discute que fumar no es tan dañino afirmando que su abuelo vivió hasta los 100 años y fumaba dos cajetillas al día, un argumento que pasa por alto el suceso de que su abuelo era un caso especial.

Efecto halo.

Es la capacidad del individuo para modificar la percepción que los demás tienen de los demás caracteres personales a través de un modo específico. Sucede cuando quitamos un atributo positivo de alguien y lo extrapolamos a los demás acerca de esa persona o cosa. El efecto halo es un sesgo con atribuciones donde nuestro cerebro hace reflexiones sobre el carácter de los demás.

El problema se origina cuando estas impresiones son erróneas, ya que se asientan a menudo en aspectos superficiales como por ejemplo: si la persona es atractiva para nosotros. Esta preferencia parece estar presente inclusive en lo más alto niveles de la sociedad donde la honradez debe gobernar. De hecho, se ha justificado que, en promedio la gente atractiva sufren de penas de prisión más cortas que otros que fueron castigados por agresiones similares.

Sesgo de memoria.

Nuestras memorias aguantan una enorme base de datos de experiencias. Por desgracia, nuestra memoria nunca es perfecta se esfuma con el tiempo, hasta puede llegar a bloquearse o ser errónea. Y no solo eso, sino que la averiguación psicológica revela que cuando valoramos recuerdos de cara a tomar decisiones sobre el futuro a menudo los recuerdos se muestran sesgados hacia modelos pocos comunes que son positivos o negativos, podemos hasta recordar acontecimientos increíbles o pocos habituales más que acontecimientos cotidianos. Esto es porque el cerebro le da mucha importancia a fenómenos pocos usuales debido a la importancia que estos dejaron ene le aprendizaje a lo largo de la evolución. Ese sesgo de nuestra memoria en consecuencia afecta la capacidad de predicción futura.

La mejor manera de evitar ese sesgo es tratando de recordar el mayor número de eventos similares para así evitar caer en extremos poco específicos. Si solo recordamos algo del pasado de ese tipo de evento es probable que sea uno de los mejores o uno de los peores de ese evento.

Sesgo del poder corrupto.

Existe una tendencia demostrada en la que las personas son fácilmente corrompibles cuando se sienten en plena libertad y sin limitaciones. Este sentimiento se ve desarrollado si el individuo se ve con un sentimiento de respeto moral, se siente atacado a otros prejuicios que le ayudan a justificarse.

    Visto Bueno Coach Certificado Suizo Visto BuenoExperto en Sistemas Efectivos de Ventas

    Comparte contigo contenido de CALIDAD para acompañarte en el proceso de Ventas y Ganancias de tu Negocio

1 comentario en “30 SESGOS Cognitivos para VENDER Facilmente”

Deja un comentario